30 marzo 2009

Descansar como arma de lucidez

Cuando eres pequeño te mandan a la cama y tú te resistes. Por no hacer nunca caso a mis padres, el vicio de un 'teen' ha sido convertido en un defecto de un adulto. A la hora en la que los basureros se disponen a realizar su trabajo nunca encuentro somnolencia. Así que me pasó hasta las tres de la mañana encontrando estupideces que hacer que entorpecen mi raciocinio del día siguiente. Este fin de semana no me fui a la cama y además me comporté como un poste en ciertas ocasiones así que no puede seguirse así. Lo mejor en esos casos es hacer lo que decidí el sábado, abrazar las mantas y perderme en las sábanas a una hora razonable.

Eso sí, no dejar de remarcar que yo he sido siempre de oso de peluche. Entonces, esta noche por fin volveré a compartir la cama con el favorito de ellos.


4 comentarios:

Nils dijo...

Ya era hora de que el bueno de Brown apareciera en este blog, no?

PasaelMocho dijo...

Desde que ando viviendo en una casa y durmiendo en otra y he desterrado el pc, ¡¡¡ME ACUESTO A MI HORA!!!

Shugopy dijo...

Tengo el mismo problema... desde que renuncie a mi trabajo no puedo dormir! jajaja espero conseguir uno nuevo pronto!

Anαβ dijo...

Nils ¿de quién estamos hablando?

Mocho, da gusto tener tantas casas donde dormir. ¿Qué piensa tx de esto?

Shugopy, un lector nuevo y se aburrirá de esperar mi siguiente entrada. bienvenido. Por un curro nuevo, en tiempo de crisis sube tu caché. Se llama terapia de choque.