11 diciembre 2011

Conociendo el Real

La mejor manera de conocer el mundo de la ópera es una obra en la que se muestren los cantantes lo más ligeritos de ropa posible. Una profesión estereotipada con artistas de grandes tripas es el mejor reclamo para un amante de los hombres de aguja desplazada.

El martes estuve viendo a Michael König en el Teatro Real, tomaba parte en la obra Lady Macbeth de Mtsenk. Fragmentos íntimos en escena que hubieran sido más agradecidos si Michael König hubiera estado más ligero de ropa.

La selección de la obra no fue intencionada, pero acerté de lleno. Una obra en ruso con gorditos con poca ropa.

NOTA: Hay que destacar el 'papel' de uno de los policías. ¿Hay algo más erótico que un vestuario con hombres uniformados?