08 octubre 2008

Say Goodbye

No diré adiós por el momento. De lo que me voy a despedir es de los últimos libros que me ha dado por leer. Me lo tomé como una terapia particular, pero empecé a tirar del hilo como Guille de 'Farmacia de Guardia' y la didáctica se convirtió en obsesión. Intenté leer algún libro de Filosofía y me he perdido en clasificaciones de temperamento y carácter.

Savater tiende a remarcar la diferencia tan clara que existe entre el significado de ética y de moral siempre que acude algún debate televisivo. Realmente, sigo pensando que se parecen en el número de caracteres. La idea preconcebida por las intervenciones del escritor se ha confirmado, soy un analfabeto. Mi memoría de charca ha llenado vasos con garrafas de cinco litros. Si os presentara a uno de mis compañeros de metro, sería 'Ética y psicoanálisis' (Erich Fromm). El frontal hace que sea complicado sumergirte, pero el contenido es tan didáctico que la estructura es accesible incluso para mi.

Y esa didáctica se ha convertido en una autocracia de patrones a repetir. He tendido a comparar los individuos extremos con la gente que me rodea. He juzgado, me he analizado, he condenado... eso no es lo que buscaba. Haberme parado en los dos primeros libros habría sido lo mejor para mi estado ánimo. La aceptación se transformó en intolerancia consentida. Como siempre he oído de boca de mi madre, "todo tiene su medida".

3 comentarios:

Nils dijo...

Mira que te lo tengo dicho, que esos libros son KK y que hay que mantenerse lejos de ellos. Si te leyeras los grandes éxitos de Danielle Steel no te sentirías analfabeto.

gatchan82 dijo...

en determinados temas o te quedas en la superficie con una o dos lecturas, o te pasas al lado oscuro xD

Anαβ dijo...

nils, no me siento analfabeto por eso, sino por otras muchas cosas.

gatchan, si pasas por el lado oscuro te quedas, que se lo digan a Rufus.