25 mayo 2010

Veranito

Lo mejor del verano es la ligereza de la ropa. En casa las mantas se destierran, así que hay que salvar menos fronteras si quieres darle un beso a la barriguita de tu chico. Esa accesibilidad también tiene el inconveniente de un cabreo más fácil.


¿hay algo mejor que un achuchón? En verano, un beso es más refrescante