15 octubre 2007

Vamos a contar mentiras


¿Quién controla sus mentiras?. El hombre además tiende a pensar que sus mentiras son tan desarrolladas y bien entramadas que será imposible que alguna vez le cacen. Yo no me encuentro en este momento con la capacidad ética suficiente como para juzgar a los demás en este punto, así que me centraré en comparar las dos películas que quería mencionar hoy. Es sobre dos tipos distintos de engaño, pero una de ellas además nos quiero hacer tragar, con una fuerte producción, una bazofia de película.

Creo que es la primera vez que hablo de cine en el blog, así que aprovecharé para mencionar que soy un poco crítico con ciertas películas que en mi opinión lo único que hacen es coger el dinero y tirarlo por el retrete. Ayer me toco día cinéfilo obligado. No fue obligado porque tuviera que tragarme alguna película que no quisiera ver a priori, fue porque tras ver el film “La Gran Estafa” no podía irme a la cama sin recompensar a mis pupilas tras ese suplicio. Así que les administré la mejor película del año pasado según Hollywood, “Infiltrados”. Gracias a Dios Scorsese no defraudo.

No sé si sabéis a que película me refiero con “La Gran Estafa”, es la nueva película de Richard Gere. Es la historia real de Clifford Irving, el cual convenció a una editorial y a todo el mundo de que era el biógrafo autorizado de Howard Hughes. Cuando vi el trailer me convenció de que el millonario de “Pretty Woman” podía hacer algo a parte de poner una cara bonita en la pantalla del cine, pero me equivoque. La película es horrible, pero la actuación del guaperas es todavía peor. Volví a tener la sensación del cine de mi pueblo. Los muelles de la butaca en mi culo, me muevo como si me fuera desahogar pero ahí siguen, y os aseguro que la silla de mi casa no tiene muelles. La mentira no está sólo en el argumento, está en toda la producción. Nos quieren vender a Richard Gere como un actor capaz de moldear en su cara sensaciones. ¡Qué coño¡, son únicamente tres caras las que puede esbozar, una es la de idiota (utilizada cuando está dormido, sorprendido, pensativo, paralizado, absorto), la segunda es la de cabreo (en peleas, en riñas, en momentos de discursos que debe sonar convincentes, en el retrete, en tensión cuando recibe una carta que no espera) y la última su preciosa sonrisa (vale, lo paso, esto lo hace muy bien, por algo es famoso).

No hay que echarle toda la culpa de esto a Richard, ya que él no tiene la culpa que le contrataran. En mi opinión tanto el personaje como la historia eran muy jugosos pero quien exprimió su bonita cabeza en intentar adaptar la historia no eligió nada bien. La historia se hace larga, el trabajo de cámara es simple con una único momento de intención de redención, Gere-centrismo absoluto,... Creo que es un intento de hacer una “Erin Brokovich” con Richard Gere. Pues lo siento pero van a necesitar a dos o tres Soderbergh para conseguirlo.

Bueno cambiemos mis adjetivos y bajémonos los pantalones ante Scorsese. No sé porque no la había visto, todo el mundo me la había recomendado pero mi lector de DVDs no había tenido tiempo para ella. Es una pasada. Me arrepiento completamente de no haber ido al cine, porque si estuve agarrado a la silla de mi cuarto en todo momento frente a la pantalla de mi ordenador, no quiero imaginar si lo hubiera visto en una pantalla que se mide en metros. Supongo que he sido el último en verla, pero si queda alguien que abra el emule o un torrent y no se la pierda. Aseguro que en esta película la mentira se queda en el guión, no engaña, no desperdicia el don de los actores, no para de sorprenderte, la piel de gallina no desaparece en las dos horas pasadas que dura; disculpar que pare pero se me ha puesto dura.

Si habéis llegado hasta este punto. Resumo. NO ver “La Gran Estafa”, y es un pecado, que me confesé anoche, perderse “Infiltrados”.

5 comentarios:

Nils dijo...

A mí me gustó mucho infiltrados, y la vi por mi hermano, que si no...

Jose dijo...

Pues gracias por la recomendación negativa. Ya había visto Infiltrados y me había gustado mucho, pero está bien saber que esta de 'La gran estafa' es un buen timo :-) Así seguramente no perderé tiempo y dinero con ella.

Un abrazo!

Anαβ dijo...

creo que es mejor que ese dinero nos lo guardemos para el cine español, yo he visto ya dos que merecen la pena: "Mataharis" y "Siete mesas (de billar frances)". Arriba el cine español, no sé porque está mal decir esto y eres poco patriótico no llevar una pulsera con la bandera de España. Eso es real patrotismo.

Aran dijo...

siempre hay que ir al cine a ver las peliculas!

Anαβ dijo...

No estoy de acuerdo contigo Aran, no creo que haya que ir a ver todas la películas al cine. Sí, tenemos que ir más al cine, pero hay algunas que no se lo merecen. Además hay otras que creo que son más agradables verlas en casita con buena compañía y una manta de Iberia.