23 agosto 2008

Ricismo


No romperemos la carrerilla de los últimos días, así que incluso en domingo, precediendo a los manjares del mediodía de mi niño, voy a cumplir la promesa del jueves. Debido a mi vacío de ideas, decidí en vacaciones apuntarme en una libreta ciertas ideas que después pudiera desarrollar. Hoy ya he tenido que echar mano de ella y utilizar esta pantalla como despertador de un día repleto de cadenas.

Durante las vacaciones, tienes la posibilidad de deleitarte con pararte en seco y disfrutar de todo lo que está a sólo un brazo de tu alcance. La mayoría de las veces es el mando a distancia lo que cae en tus manos. En cambio, cuando estás en una cafetería, la que ocupa tu tiempo es una de esas revistas de moda o 'de mujeres' que no disfrutas a lo largo del resto del año. Siempre me ha gustado 'leerlas', tienen ese tipo de atracción que posee la telebasura, no puedes dejar de ver anuncio tras anuncio, fotografía tras fotografía e incluso artículo tras artículo. Todo este tipo de publicaciones estaban prohibidas, por ese extraño ricismo que poseía, hace unos años. Sí, ese tipo de integrismo 'independiente' que se ha anclado en mi generación.

Nunca he llegado a extremos, ya que al igual que nunca podré ser fan de nadie tampoco he practicado un grado de 'guaycismo' tan exagerado. Pero ayer, en una tripada de televisión, descubrí a uno de estos ricistas que practican la misma intolerancia que predican. Un chico de Carabanchel ha hecho 10.000 kilometros desde la puerta de su casa hasta Pekín. No voy a criticar su proeza, lo que me parece vergonzoso es la manera que tiene de ridiculizar a la gente que prefiere viajar alojándose en hoteles. Todo esto además aderezado con el hecho de que se dedica a dar clases de golf. Puede ser que yo esté realizando la misma tarea, pero si alguien no hubiera criticado a los que juzgan, no hubiéramos mejorado en nuestro supuesto desarrollo.

5 comentarios:

Nils dijo...

Aunque no entiendo muy bien el término 'Ricismo', estoy contigo en eso de la gente que va de guay por el mundo porque ellos van con mochilas guarras y se creen superiores con respecto a los que disfrutan de un cinco estrellas. Que ese se quiere ir de Carabanchel a Pekín en bici y comiendo bichos, perfecto, pero que no se crea mejor que yo, porque ese tipo de actitud, lo único que indica, es una bajeza completa.

Anαβ dijo...

Lo del término prefiero no explicarlo porque quedaría muy mal.
Sí, es genial, cuando alguien quiere ser enrollado despreciando a los demás. Me dan una imagen de tolerancia, porque eso es lo que pretenden hacer.

gatchan82 dijo...

esa actitud, por desgracia cada vez más presente, me empieza a dar bastante asco

esthercita dijo...

¿qué ha pasado con los nuevos propósitos? yo que esperaba ver cada día un post nuevo...

Besos!

Anαβ dijo...

gatchan, si tiramos de la manta podríamos hablar de los pijijipis, pero eso para otro día.

esthercita, intentaré cumplir tu demanda.