25 septiembre 2007

Si es blanco y en botella...


Hoy voy a ejercer mi derecho de Maricón o la libertad que nos tomamos muchas veces para sacar del armario a alguien que no conocemos a penas y, según los prototipos que tanto criticamos nosotros mismos, lo nombramos reina de nuestro orgullo.

Ya estoy en la tercera semana de curso de inglés en Malta. En estas tres semanas he tenido un profesor diferente por semana. No es que me gustara la idea pero es la manera de trabajar de la escuela así que tendré que aceptarla. La primera semana tuve como profesora una chica joven muy simpática con la que creo que hice muy buenas migas, la verdad que me dio pena que se fuera y tenía miedo de lo que podía aparecer. Pues todos mis temores se cumplieron a la semana siguiente cuando por la puerta apareció un señor mayor. Era maltés y la verdad que el inglés que hablaba podía ser el mío con un buen tiempo en un “real” país anglosajón. La verdad que me resigné a tenerle las dos últimas de curso aquí. Pero este lunes hubo sorpresa. Teóricamente iba a volver el hombre para darnos esta última semana, pero cuando llegue a clase no había nadie. No estaba ninguno de mis compañeros ni el profesor, bastante extraño. Aproveche para ir al baño y cuando regresé al darme la vuelta un chico moreno, alto y gordito se acercaba hacia la clase.

La verdad que mi gusto después de este periodo de abstinencia ha bajado sustancialmente el listón, pero por ahora es algo que se puede solucionar con el sustituyente calórico (con esto quiero tranquilizar a quien no se debe poner nervioso). El chico era aceptable, nada para tirar cohetes pero pasaría mi listón visual actual. Nos sentamos y nos presentamos, iba a ser mi profesor durante la próxima semana. Ya me di cuenta de cierto cojeo cuando le eche la primera ojeada, pero hay que tener siempre cierto escepticismo. Pero poco a poco se fueron descubriendo diferentes maneras que cercioraban mi primera opinión. Una muñeca con el freno roto. Un movimiento teatral en sus brazos para solo describir que nació en Gozo. Un brillo celeste que creaba una segunda pupila en sus ojos. No sé a vosotros pero según mi experiencia personal normalmente si tiene pluma, o es una gallina o es maricón y a él en concreto yo no le vi en ningún momento pico.

Tras estar hablando unos cinco minutos apareció la primera de mis compañeras. Fueron apareciendo escalonadamente hasta que tuvimos la clase al completo. Sobre todo estuvimos hablando, ya que según lo que estoy viendo gramática no vamos a estudiar mucho. Sobre todo porque en clase todos tenemos la lengua bastante ejercitada y no nos cuesta decir burradas lingüísticas, nos limitamos a entendernos entre nosotros. Mi carrerilla en darlas cosas por sentadas se vio frenada por un freno en forma de palabra, girlfriend. Girlfriend!. Este hombre puede engañar todavía a un señorita. Espero que no elija cambiarse el apellido por este palomo.

Me intenté autoconvencerme de que había juzgado precipitadamente. Pero no, me niego. Fueron apareciendo más detalles a lo largo de la conversación que declaraban a gritos, Maricón. Tiene una relación bastante cercana a su madre. Canta en un coro. No le daba corte ponerse a cantar delante de toda la clase con una voz aguda. Le gustaban los musicales. Le gustaba Eurovisión. Tenía una complicidad aplastante con las chicas de la clase. Cada “friend” que aparecía en su discurso en la siguiente frase se convertía en el pronombre “she”. Para mi muchas de estas cosas son más que determinantes para diagnosticar una cojera por pérdida de aceite.

Anyway, cada uno elige su camino así que yo tampoco voy a juzgar la integridad de nadie por ocultar, en mi opinión, su clara condición sexual. Además todo es más fácil si se ve desde el punto de vista de la libertad que hemos alcanzado en España. Un dato: en este país no está permitido el divorcio, y si te separas y encuentras otra pareja tu marido puedo acusarte de adulterio. Todo esto ocurre dentro de la maravillosa Europa.

Por si acaso necesitáis reafirmaros en vuestra orientación sexual, aunque para algunos seamos unos desviados, aquí tenéis un video que os hará mover el culo como a Kevin Kline.



4 comentarios:

Nils dijo...

mmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmm no tengo nada más que decir

gustavo dijo...

Suele pasar, pero tienes razón si tiene rabo de cochino, trompa de cochino, orejas de cochino y patas de cochino eso es un cochino, por más que se ponga camisa y sombrero

Arwen dijo...

No sé, por estos lares hay mucho amanerado que es heterosexual, no sé si en malta pasará igual... Prefiero no precipitarme con esas valoraciones, pero bueno bien es cierto que normalmente blanco y en botella, es lo que es...
Lo que es triste es que aún haya personas que tengan miedo a enfrentarse a su propio ser, ya sea por su sexualidad o por otro aspecto de su personalidad.

Anαβ dijo...

gracias por participar en mi blog, sé que tengo a un fan que me lee asiduamente pero se agradace que de vez en cuando la gente te haga caso en tus "tonterias".

gracias por escuchar a la analfabeta.